Primavera Fauna: Oídos abiertos

Fecha: 11 de noviembre de 2017
Lugar: Espacio Broadway
Productora: Fauna
Fotógrafo: Ramón eMe Gómez
Fotos público cortesía de Pedro Mora.
Periodista: Juan Guillermo Carrasco

Si hace más de un lustro Fauna Producciones puso su visión en los imperdibles de épocas doradas (Pulp, The Cardigans, Morrisey), hoy apuesta por la novedad. Variados exponentes que desfilaron desde el pop hasta el bossa nova en 17 horas de música sin interrupciones, consiguió convencer a un público cada vez más exigente.

Neon Indian tuvo la difícil labor de convocar en horas donde el clima daba su máxima a valientes que quisieran dejarlo todo en la pista. Por fortuna el fresco viento del poniente y la energía de banda debutante, puso paños fríos a la asistencia en sesenta minutos de ritmos floydianos, synth pop y otros manjares. Su hit ‘Polish girl’, más dos track de regalo, fueron la cuota de diversión a plena tarde.

En el otro extremo, Whitney, rescatando el legado de Lynyrd Skynyrd, Blind Melon y variadas glorias del pasado, no temen en dividir su set entre reversiones y pistas de autoría. ‘On the way home’ de Neil Young o ‘Tonight i’ll be staying here with you’, original de Bob Dylan, nos trasladó al southern americano gracias a las pistas de “Light upon the lake” (2016), novedad con gusto a clásico que pasó la prueba de los aplausos.

La faceta electrónica experimental de los fundadores de Pánico, Nova Materia, caracterizó su fichaje en esta séptima edición gracias a su variedad musical y apuesta instrumental de la musique concrète (tubos, fierros, materiales). Códigos descifrados desde que se radicaron en el viejo continente y descentralizaron su vista hacia los extremos de nuestro país (“La banda que buscó el sonido debajo”,2011). Producto de la inquietud por entregar un memorable espectáculo, los problemas de sonido no mermaron una propuesta jugada a nivel escénico y visual.

Por su parte Seu Jorge apeló a la simpleza y el tributo al eterno David Bowie en clave verdeamarela. Con todo un House of Vans Stage entregado al fogatero show del actor, el rostro de “Ciudad de Dios” se mandó “Life acuatic” en repasos como ‘Startman’ o ‘Changes’. Además, y en su segunda jornada en la capital, Daughter hipnotizó la masa con la bellísima voz de Elena Tonra, relevo generacional de la escuela PJ Harvey o Kate Bush, justificada en profundos cortes como ‘Doing the right thing’, la increíble ‘No care’ o ‘Human’ para elevar el espíritu.

Lo de Iggy Azalea cumple la dualidad de la industria musical: producir y divertir. Apelando a la fiesta, el lujo y la exageración, Fauna fijó su atención en el Ballantine’s Stage al ritmo de ‘No Bounce’, ‘Rolex’ y ‘Fancy’ entre el twerk de un cuerpo de baile con más sangre que la australiana (que dejó dudas sobre su entusiasmo) o las visuales de una cálida noche de noviembre.

Ante el entusiasmo del público por Phoenix, parecía que hubiesen pasado siglos entre el primer affaire de los franceses con nuestro país (Lollapalooza 2014) y lo sucedido al cierre de los números principales. Desde el anuncio en las pantallas del evento, los ánimos de Espacio Broadway se dispararon faltando poco para la medianoche. Es así que el cuarteto ocupó todas las herramientas para construir el verdadero sentido del espectáculo: stagediving de Thomas Mars (voz), obras de resultados inmediato (‘J-Boy’, ‘Entertainment’) y el confeti tras ‘Ti amo di piu’ justificaron el sacrificio de una jornada ruda con el calor, pero gratificante a nivel musical.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *