Bruno Mars en Chile: Sin dejar de moverse

Fecha:  28 de noviembre de 2017
Lugar: 
Estadio Nacional Julio Martínez Pradános
Productora: 
DG Medios
Fotógrafo: Florent Dechard
Periodista: Diego Puebla

El hawaiano, que llegó por segunda vez a Chile, deleitó a 68 mil personas que agotaron todos los tickets para el “24K Magic World Tour” en el Estadio Nacional.

Complejo es el escenario para la música en vivo actualmente. Múltiples shows se han cancelado en nuestro país por la baja venta de entradas, debido a la gran oferta que nos ofrecen los artistas que están visitando de manera cada vez más seguida distintos países como un método de ganar dinero luego de la caída de los sellos discográficos. Pero siempre hay una excepción a la regla dice el dicho popular, y Bruno Mars es el fenómeno contemporáneo que rompe esquemas.

Luego de liberada la venta de entradas y en dos días, siete de las nueve localidades disponibles se agotaron rápidamente para el concierto del Estadio Nacional ejemplificando lo que significa esta súper estrella nacida el año 1985 en Honolulu. Presentando la gira del larga duración “24K Magic”, que con solo un año desde su lanzamiento ya acumula múltiples hits insertados en la masividad, además de un innegable talento que lo ha transformado en el nuevo Rey del Pop, son algunas de las causas de un recinto lleno que finalmente albergó 68 mil personas, según la productora organizadora DG Medios.

El espectáculo comenzó con DNCE abriendo la jornada a las 19:50 horas. La agrupación con dos años de historia y que cuenta en la voz con el ex Jonas Brothers de nombre Joe, demostró en cuarenta minutos bastante energía escénica con interacción seguida junto a los presentes y una propuesta musical interesante con fusiones de dance-rock, funk y pop incluyendo covers adornándolos como los géneros mencionados anteriormente pero logrando una lucida presentación de la mano de Jack Lawless en batería, los entretenidos y disparatados Cole Whittle quién vestía un delantal con la bandera chilena y un mote con huesillo en bajo, culminando con JinJoo Lee la carismática guitarrista.

Terminado aquel show y las ansias comenzaron a aparecer a las nueve de la noche. La tradicional “ola”, chiflidos por el retraso y vítores culminaron a las 21:28 horas, cuando finalmente la espera acabó con la luz apagada de momento. “Finesse” y “24K Magic” dieron inicio a la hora y media aproximadamente de espectáculo donde baile, canto, música y show pirotécnico se sumaron para generar sin lugar a dudas la presentación musical del momento en cuanto a pop contemporáneo se refiere.

Postales como “Versace on the floor” con un Nacional cantando e iluminado por celulares o “When I Was Your Men” una balada acompañada solamente por piano, generaron un momento de respiro, a diferencia de los demás 10 temas del repertorio que hicieron bailar hasta a los más estáticos. Uno de los referentes actuales del pop que deleitó a cada uno de los presentes el cual quedaron esperando una nueva salida de Mars, cosa que no ocurrió luego de “Uptown Funk”, dejando en manifiesto que este concentrado de éxitos provocó que nadie pudiera dejar de mover un momento alguna extremidad ante el talento, carisma, entretención del encargado de reproducir temas muchas veces versionados mejor que en el mismo disco. Responsables son la agrupación “Hooligans” que comparte con el moreno artista siendo los nueve integrantes el elemento perfecto por dinamismo, humor y manejo en movimientos incluyendo la técnica del beatbox o instrumentos musicales. Muy versátiles.

Como el público, Bruno Mars tampoco dejó de moverse dentro del mundo de la industria musical para ser el artista que pudimos observar aquella noche de martes, donde demostró en uno de los eventos del año sin lugar a dudas que los problemas actuales de la música no pasan por este completo y dinámico artista.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *