Stgo Rock City: Encuentro con la historia

Stgo Rock City
Fecha: 29 de septiembre
Lugar: Estadio Monumental
Productora: The FanLab
Fotógrafo: Kena Luppichini

Periodista: Diego Puebla

La primera jornada del festival rockero convocó a más de 50 mil asistentes

Stgo Rock City es sin duda el evento ligado a este género musical más grande del año. El Estadio Monumental David Arellano fue el encargado de recibir al público que paulatinamente fue llegando al recinto donde The Who y Gun’s N’ Roses, se presentarían ante el público nacional que esperaba ansioso el retorno con parte de la formación original de los liderados por Axl Rose, y el debut de los británicos en un país que esperó por ellos y se notó de inmediato.

Pero para contar los hechos cronológicamente un tercer conjunto fue partícipe de la cita. Tyler Bryant and the Shakedowns abrieron la tarde con cuarenta y cinco minutos de música. Los hard rockeros con acercamientos a The Black Crowes o Rival Sons pero con más agresividad lograron captar la atención de los ansiosos que esperaban el show desde las 14:00 horas con la apertura de puertas del evento. “Got My Mojo Working” tributando a Muddy Waters o “House on Fire” fueron algunos de los temas entregados por Tyler Bryant y compañía quienes desde el 2016 acompañan a Gun’s N’ Roses alrededor del mundo y Chile no fue la excepción.

Pasados los minutos y a eso de las 18:28, The Who fueron los encargados en aquella tarde de dar cátedra de cómo se ejecuta un concierto de rock para estadios. Una hora y treinta fue el tiempo en el debut de una agrupación que dejó su marca a nivel mundial, con himnos de la cultura pop hasta actualmente con la participación de su música en series de televisión, hace actual música compuesta hace bastante tiempo atrás. Dieciséis temas que argumentativamente entregaban solo deleite para el fanático con un catálogo muy bien pensado, sin agotar y con actitud más un sonido fuertísimo pero intenso y de gran fidelidad que creó la atmósfera de un espectáculo perfecto propiamente tal. Mientras a esa hora se ocupaban las localidades se forma simultánea, al término del show ya se observaba un estadio lleno para presenciar los últimos respiros de la historia musical en nuestro país. A todos estos conceptos hay que sumar edad de una forma positiva, demostraron excelencia y ganas de entregar clásicos con una intensidad impresionante era cosa de ver a Daltrey y Townshend en el escenario. “My Generation”, “Baba O Riley”, “Behind Blue Eyes” y más son los antecedentes que dejaron a los ingleses con la presentación imperdible del año para este tipo de música, sin lugar a dudas.

Cae la noche y la popularidad influye en el cartel. A eso de las 20:30, quizás un minuto menos dependiendo del reloj, Gun’s N’ Roses entra a escena luego de 11 meses exactos de su última presentación el año pasado en tierras chilenas. La misma columna vertebral que en ese entonces iniciando con “It’s So Easy” es lo que fue ejecutando Slash, Duff McKagan, Axl Rose y compañía. El primer cambio con respecto a aquel show del Estadio Nacional luego de su más contemporánea reunión, es el momento punk del bajista. “Attitude” cover de Misfits, así como reversiones de “Black Hole Sun” en homenaje a Chris Cornell o “Wish You Were Here” a dos guitarras fueron parte de un show que llevaba el éxtasis con “Civil War” o “Estranged”, pero a momentos caía en intensidad por cortes en la lista de temas que no lograron cautivar del todo, parte de una mala decisión. Al igual que hace un año y parte de la misma gira, Slash se roba las miradas por su excelencia al crear un impecable ambiente auditivo con su famoso instrumento. Un show extenso, de casi tres horas donde altos y bajos como “Better” o “Yesterdays” tendrían que estar fuera del catálogo debido al desgaste de la voz de Axl, quien a pesar de su estado físíco logra llenar los espacios corriendo de lado a lado, sin tener preocupación por la salida de su voz algo que no es novedad, pero que logra el cometido de acompañar y deleitear a sus fanáticos seguidores. Un sonido fuerte y con constantes coqueteos con el acople benefició sin duda a Pete Townshend y compañía más que a los californianos.

Veintisiete temas fueron el punto cúlmine de un evento que promete otro día de rock, esta vez bajo la lluvia. Fuegos artificiales cerraron el ciclo donde el tridente “Don’t Cry”, “Patience” y “Paradise City” nos dejaba con un buen sabor de paladar a este encuentro con la historia musical mundial, pero esta vez en territorio local.

Guns n’ Roses

The Who

Tyler Bryant & The Shakedown

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *