Fotos | A-Ha en Chile: La nostalgia y la templanza abrazaron el Movistar Arena


A-HA

Fecha: 30-03-2022
Lugar: Movistar Arena
Productora: DG Medios
Fotógrafo: Ramón eMe Gómez   @el.eme
Periodista: Constanza Jerez   @conniejerezsaurio

Cuando hablamos de hits musicales, muchas canciones se vienen a nuestra mente y podría garantizar que alguna de esas canciones es de A-Ha; con casi 40 años de trayectoria y varios éxitos bajo el brazo, el trío noruego se presentó una vez más en nuestro país.

La noche estaba fresca y el Movistar Arena casi con aforo completo, y pese a que hablamos de una banda ochentera, había diversidad etaria en el lugar. El panorama parecía perfecto, sin embargo, lo fue cuando las luces se apagaron, la emoción comenzaba, empiezan a sonar los synths en la cúpula, la luz vuelve en tonos rojizos y A-ha entra en acción.

“Train of thought” fue la canción que abrió el concierto, se escuchaba fuerte pero claro, la voz de Morten era envolvente, el público coreaba con todas sus fuerzas, no obstante, fue aún más fuerte con la canción que siguió, “The Blue Sky”, con un sonido casi calcado del estudio y una excelente ejecución, continuaron con “Living boy’s adventure tale”, hitazo tras hitazo del exitoso disco debut “Hunting High and Low”. Luego del último acorde de Magne, se dieron una pausa para saludar al público y dedicar unas palabras, en las que mencionan que hace 10 años que no venían al país, pero los fans más acérrimos gritaban “¡Son 12 años y estuvimos ahí!”, recordando con memoria exacta, su última presentación en el mismo lugar el año 2010.

El Hunting High and Low sigue estando presente en el concierto con “And you tell me”, “Love is a reason” y “I dream myself alive”, en ese orden y con una perfomance estática, sobria pero electrizante, al igual que “Here I stand and face the rain” que fue acompañado de un coro emotivo y suave.

Los años 80’s se apoderaron del Movistar Arena, pero es aquí cuando la fiesta de época tiene un clímax, las luces vuelven a apagarse y empieza a sonar el piano de otro gran hit, “The sun always shines on TV”, la guitarra de Paul Waaktaar-Savoy tomó gran protagonismo y parecía coronar una gran noche, pero solo era la antesala para lo que todos y todas esperábamos, la batería marca el click del pasaje al pasado, volver a ese MTV que nos presentó tal vez, a nuestro artista favorito de hoy; suena el sintetizador que nos revela el tan exitoso “Take on me”, la gente grababa con sus celulares, otras bailaban, otras lloraban de la emoción, eramos una vez más, testigos de una gran época de la música.

Los noruegos se retiraron del escenario, las luces se apagaron pero el público exigía más y en un clásico encore, vuelven al escenario con “Sycamore Leaves”, “Forest for the trees” y “You have what it takes”, aquí la cúpula del venue se vió iluminada por todos los celulares del público, las cuales acompañaban la tenue voz del vocalista. Continuaron con “The Swing of things” y “Crying in the rain” y volvieron a despedirse, pero no sería la última vez.

Regresan una vez más al escenario para dar todo y más con “Scoundrel Days”. Acercándose al final del concierto, se escuchan los aplausos del público, dando fuerza al ritmo del final de “I’ve been losing you”, para así concluir esta nostálgica noche con “Living Daylights”. Se dió un mágico momento donde solo la batería sonaba, la ochentera audiencia coreando y Morten exclamando “You guys are great, thanks you, don’t stop singing”.
El show concluyó con euforia, la gente de pie aplaudiendo y añorando una época en la cual la música de A-Ha, dejó huellas.


Like it? Share with your friends!

1

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X
X