Robbie Williams en Chile: “Déjame entretenerte”


Robbie Williams

Fecha: 05-11-2018
Lugar: Movistar Arena
Productora: Lotus
Fotógrafo: Ramón eMe Gómez   @don.eme
Periodista: Diego Puebla   @diego.puebla.h

El británico con palabrotas, mostrando el trasero y haciendo reír volvió después de doce años a Chile ante trece mil personas en Movistar Arena.

21:30 horas y 13 mil personas esperaban el regreso de Robbie Williams luego del show en el Estadio Nacional en el 2006, dos años después del episodio en un panel de televisión con el cantante local Luis Jara, situación por la que el inglés del chileno es juzgado hasta el día de hoy. En un recinto más acotado y con una pasarela al medio, diferenciándolo de su acto anterior, el inglés sale a escena después de fanfarreas al estilo del boxeo y una presentación que parodia el himno británico variando la letra donde se ríe de sí mismo. La habilidad de rapear, sus rehabilitaciones y su peso son utilizados para provocar el primer momento hilarante, que se repetirían durante la noche.

La banda compuesta por ocho músicos, tres coristas y nueve bailarinas daban por inicio “Heavy Entertainment Show Tour”, espectáculo que ha sido visto en todo el mundo como promoción de su última placa del mismo nombre. A palabrota limpia, con falda y mostrando el trasero el cantante utilizó la primera parte del concierto para mostrar sus novedades musicales. “Party Like a Russian”, el swing “Minnie the Moocher” o el homenaje a George Michael donde incluso se permitió bromear con su figura para luego interpretar “Freedom” fueron momentos de éxtasis al inicio.

En un momento de mayor calma y contando su presente como padre de tres criaturas, “Love My Life” es la oda a los hijos y su relación con la felicidad por este hecho. Con 44 años y con casi treinta años de trayectoria, Williams jugó con su popularidad cantando a capella algunas de sus canciones para ver cuales conocía el público. El momento se desvirtuó apelando nuevamente al humor, donde temas de A-Ha, Amy Winehouse, Bon Jovi para culminar en un trozo de “Back For Good” fue el guiño a su ex banda en aquella noche de lunes.

De ahí en adelante el hombre no se guardó nada y “Come Undone” sonó, reggae con “Tripping” y rap de la mano de “Rudebox” ambos al estilo de “RW” acompañaron “Something Stupid”, cantándola a una fanática uruguaya sentados en un demacrado sofá, el músico logró de momentos un espacio emotivo pero su ímpetu por bromear y realizar morisquetas desviaba la atención.

Los últimos 45 minutos fueron una batería de hits. “Feel”, “Rock DJ”, “She’s The One”, “Better man” junto a su padre Pete Williams o su trampolín a la fama “Angels” seleccionada por la BBC como la canción más importante de los últimos 25 años en Inglaterra, fueron el arsenal de clásicos a estas alturas del ex Take That que ha crecido en conjunto con su experiencia, desastres y logros musicales que lo catalogan como un mega vendedor de discos a nivel mundial, llegando a las 70 millones de copias.

En un show de una hora y 50 minutos, con apoyo audiovisual de primera línea, luces perfectas para cada momento y una agrupación que tapa las carencias en la voz del intérprete de “My Way”, con la cual terminó la jornada. Queda de manifiesto la habilidad innegable de Robbie Williams de crear un espectáculo simpático, gracioso y festivo, situación que el mismo categoriza como una declaración de principios en esta gira actual y con la canción que comenzó la velada. “Let Me Entertain You” (déjame entretenerte en español) y vaya que lo logró…


Like it? Share with your friends!

0
Diego Puebla

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
X