D.R.I. en Chile: Disfrutando el caos


D.R.I
Fecha: 
 8 de abril de 2018
Lugar:
Teatro Caupolicán
Productora:
BTS!! Producciones 
Fotógrafo:
Mª Loreto Plaza

Periodista: Samuel Fuentes

El pasado domingo, se terminó una espera de más de 15 años con el concierto de D.R.I. en el Teatro Caupolicán.

El espectáculo comenzó temprano con la presentación de dos bandas nacionales: Tiempos Duros y BoneBreaker. Los primeros, más cargados al crossover thrash tradicional con tintes de Sepultura, subieron al escenario ante el poco público que había en el recinto, considerando que la gran mayoría de los asistentes estaban en las afueras del Caupolicán en la espera del plato principal.

Luego, con más gente en la cancha, fue el turno de BoneBreaker, quienes siguieron calentando el ambiente para lo que sería el show de la banda encabezada por Kurt Brecht, uno de los dos miembros originales que aún quedan en la agrupación, de quien llamó la atención su polera: Un enojado Condorito en la conocida pose del logo de la banda.

Pasadas las 20:00, con una cancha del Caupolicán repleta y completamente motivada, aparecen sorpresivamente los músicos, sin ningún orden ni ceremonia alguna. Por un lado, el bajista Greg Orr se ubica en su lugar, mientras que el baterista Rob Rampy –que volvió a D.R.I. para esta gira sudamericana– se saca una foto con el público de fondo.

Aquello se podría considerar un desorden, pero no lo es, sino que responde a la esencia de lo que los norteamericanos presentan y generan en su público, el cual fue una mezcla de aquellos mayores que los verían por segunda vez y los más jóvenes que nunca habían tenido la oportunidad de hacerlo.

Ya con los cuatro miembros en sus posiciones, el público reaccionó inmediatamente: Dos bengalas se prendieron en un circle pit que formó más de la mitad del público que se encontraba frente al escenario.

Con cada canción de su repertorio que sonaba por las potentes bocinas del recinto, los cientos que se reunieron para ver a D.R.I. entraron en una suerte de éxtasis. Algunos no abandonaron el pogo en ningún momento, mientras que otros corrían y batallaban por subir al escenario para después lanzarse al público.

A diferencia de otros grupos, D.R.I. tiene experiencia en esto. No se inmutaron ni un segundo antes los más de 100 asistentes que lograron sobrepasar las barreras de seguridad para tener su segundo de fama. La estrategia inicial era no dejar que subieran, pero fue imposible, entonces pasaron a no poner mucha resistencia con la condición tácita de que se lanzaran rápidamente al público. Y eso funcionó durante gran parte del show.

Respecto del setlist, la banda presentó gran cantidad de sus clásicos, incluyendo canciones del icónico Thrash Zone, “As Seen on TV”, “Violent Pacification” –también conocida por el cover realizado por Slayer– y algunas de su próximo EP, como “Against Me”, la que muestra una vuelta al sonido más hardcore punk de la banda.

El Teatro Caupolicán fue testigo de uno de los shows más caóticos del último tiempo, pero controlado por sus propios fanáticos y que incluso se pudo disfrutar. Si bien siempre va a quedar la sensación de que faltó una canción, el espectáculo cumplió todas las expectativas después de tantos años de espera y presentaciones fallidas.


Like it? Share with your friends!

0

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
X