Guitarrista Richie Faulkner: «Motorhead y Priest son diferentes, pero ambos tienen a maestros»


Periodista: Samuel Fuentes

Hace unos años habría sido sólo un sueño, pero este 5 de mayo será una realidad. Judas Priest y Motorhead juntos en el Movistar Arena de Santiago.

A pocos días de su concierto en Chile, Agenda Musical logró hablar con el guitarrista de Judas Priest, Richie Faulkner, quien comentó lo que será su segunda visita con el grupo a Chile, la participación de Motorhead en el mismo concierto, lo que significó participar por primera vez en la grabación de un disco de Judas Priest y de todo lo que ha aprendido en su estadía en la banda.

Richie Faulkner ha tocado en varias bandas como Dirty Deeds, Voodoo Six, Ace Mafia y Lauren Harris, pero en abril de 2011 se incorporó oficialmente a Judas Priest, reemplazando al guitarrista fundador K.K. Downing, quien voluntariamente abandonó la banda tras cuarenta años militando en ella.

A Chile llegará con 35 años y más de cuatro años como miembro oficial de Judas Priest.

Agenda Musical: Eres el músico más joven de la actual formación de Judas Priest ¿Cómo logras funcionar dentro del grupo?

Richie Faulkner: Esa es una pregunta muy interesante. Es interesante en muchos niveles. Nos acoplamos muy fácilmente, sabes. Incluso a un nivel personal. Estamos interesados en el mismo tipo de temas, y personalmente nos llevamos muy bien, sobre todo cuando pasamos el rato entre las presentaciones. Somos muy similares, a pesar de todo. Nos gusta la música y nos gusta pasarlo bien.

En otro nivel, es muy educacional. Ellos llevan haciendo esto por más de 40 años. Puedes absorber y aprender mucho de ellos, de lo que han hecho, de lo que actualmente hacen y de cómo lo hacen. Es realmente genial, desde el aspecto creativo al de la amistad. Finalmente están pasando el conocimiento. Tener la oportunidad de aprender de ellos y hacer lo mejor posible, es una gran experiencia, como te podrás imaginar.

AM: ¿Eras un fan de Judas Priest antes de poder entrar a la banda?

RF: Claro, sí. Siempre me llamó la atención ser un guitarrista de una banda de heavy metal, como de Priest. Crecí con esa música. Es el sonido al que te acostumbras y estos tipos fueron fundamentales en su formación. Soy un gran fanático del grupo. Solía tocar las canciones de Judas Priest en bandas de covers en Londres. Las tocaba junto con canciones de Sabbath.

Aprendí mucho de esas canciones, tanto en el colegio como en las bandas. Desde ahí intentábamos sacar nuestro propio material. Cuando estás haciendo eso, debes ver hacia bandas como Priest para inspirarte, ganar conocimiento y aprender a cómo hacer las cosas. Definitivamente fui y soy un gran fan de la banda. Nos ayudó a hacer aquello en lo que creíamos, a hacerlo lo mejor posible y a darlo todo. Conocerlos a un nivel personal hace que sea aún más fan del grupo de lo que en algún momento fui.

AM: ¿Cómo llegaste a la banda?

RF: Bueno, me recogieron un par de veces y me alimentaron un par de días… sólo bromeo, jajaja. Fue genial. Ellos sabían lo que estaban buscando, nos reunimos y discutimos lo que querían y no querían que hiciera el guitarrista.

Después, cuando entré a la banda oficialmente, lo tomé como un proceso de crecimiento y de aprendizaje de esa música. Sabes qué hacer de forma instintiva, es parte de lo que eres, parte de tu carácter musical, si se puede decir de esa forma. El proceso fue muy natural, fue como encontrar un hogar. Fue siempre inclusivo, daban espacio para todas las opiniones e ideas de lo que queríamos hacer como banda. Ahora somos como una familia, ¿sabes? Es divertido verme junto a ellos, tocando canciones y disfrutándolas juntos. Espero que continúe así por mucho más.

AM: Redeemer of Souls es el primer disco del grupo en el que participas, ¿el proceso de grabación fue como lo imaginaste antes?

RF: Absolutamente no. Siempre imaginé cómo sería el participar de algo tan importante codo a codo con tus héroes, a quienes tuviste de inspiración antes con toda su sabiduría, pero todas esas cosas se veían como lejanas.

Es algo asombroso el ir y tocar con ellos. Es genial. Cuando llegué a la banda, estaba comenzando el Epitaph World Tour. Ahí no pensé en escribir canciones ni nada de ese estilo. Terminó el tour y la siguiente cosa de la que te das cuenta es que están todos en un estudio para grabar nuevamente. Una vez que lo terminamos, imaginamos como sonaría en vivo. De ahí salió lo de hacer un tour por Redeemer of Souls.

Después de este tour podría salir otro disco. El tocar en vivo te permite recargar energías desde los fans. Todos los muchachos son muy apasionados por lo que hacen. Es decir, llevan más de 40 años en esto. Si llevas haciendo lo mismo durante tanto tiempo, debes ser muy apasionado. Ser guiado por alguien que ama lo que hace, al mismo tiempo que hago lo que amo, es maravilloso. Es posible que de todo esto pueda salir otro álbum. Al menos eso espero.

AM: Como decías, todos participaron del proceso creativo de este último disco, ¿cómo fue compartir aquel trabajo con Glenn Tipton y Rob Halford?

RF: La mejor experiencia. Aprendí mucho de ellos, cada uno de los días de las grabaciones. Lo más importante que aprendí de ellos… bueno, como ya te he dicho, llevan cuatro décadas haciendo esto, fácilmente podría venir Glenn y decir “soy Glenn Tipton, esta es la forma en la que haremos el disco”, pero no era así. Era más como “¿qué opinas de esto, Richie?”, preguntando si tenía nuevas ideas.

Fue todo muy libre, todos muy abiertos a escuchar lo que el otro tenía que decir. A escuchar, eso fue lo que mejor aprendí. Aún cuando llevas 40 años haciendo esto, aún puedes escuchar otras ideas y las opiniones de otras personas. Esta forma de creación, inclusiva, en la que participan tantos como puedan, solo beneficia la situación. Fue un gran aprendizaje. No importa cuánto lleves tocando o que tan grande seas, siempre debes escuchar lo que otros opinan. Fue genial ver a los muchachos haciendo eso.

Podía estar con una guitarra en mi casa, escribía las ideas que me venían la cabeza, hasta sugerencias para las voces. En ese momento las canciones se vuelven animales cada vez más grandes. Se convierten en algo más que una melodía, en fuertes historias. Y cuando estás en la carretera, también se le suman nuevas experiencias. Esas son cosas geniales que ocurren y que mejoran cuando ves a los fans cantando las canciones nuevas conectándose con ellas. Por eso, todo lo que he aprendido de ellos ha sido una gran experiencia, tanto en la parte creativa como en el compartir escenario con ellos. Ha sido una gran lección.

AM: También hiciste los arreglos del último disco del actor Christopher Lee, ¿cómo fue eso?

RF: Hacer música con una guitarra está en mi sangre. Era un estilo diferente, pero a la vez era algo con lo que yo estaba familiarizado. De todas formas, la música de Christopher tiene esto de ser bastante orquestada. Tiene violines, cellos, como una orquesta. De todas formas, la música fue construida para una banda de metal, por lo que básicamente tuve que cubrir las partes de guitarra, ayudar con los riffs y todo eso.

Fue bastante interesante el proceso. Siempre he estado en bandas de metal o de rock, pero esta fue una magnífica experiencia. Christopher es de una generación diferente y nos entregó puntos de vista que no habíamos considerado. Él además ha hecho grandes películas y grandes cosas a nivel personal. Fue genial tenerlo ahí y poder preguntarle cosas. Además tenemos su potente voz, por lo que fue una gran experiencia sonora.

AM: Dijiste que quizás entraban nuevamente al estudio al finalizar esta gira, pero ¿ya sabes lo que harás el día después del último concierto?

RF: Es una buena pregunta. En serio, jajaja. Estaremos de gira hasta agosto en este año. Estamos buscando más oportunidades para poder ir a más lugares. Por ese motivo, aún no sabemos cuándo terminará este tour.

De todas formas, me gusta estar de gira el mayor tiempo posible, el poder ver nuevos países, conocer gente nueva y experimentar nuevas cosas. El viajar también cansa, es un trabajo duro, pero es genial el poder interpretar las canciones en vivo para las personas alrededor del mundo. Después de eso, cuando termine el tour, tenemos que ver hacia dónde vamos como grupo. Si, como te decía, vamos hacia un nuevo disco y se crea un espacio para nuevas ideas. Recién ahí sabremos que ocurre.

AM: ¿Ya estás escribiendo música pensando en ese nuevo disco?

RF: Sí, claro. Aprovecho la gira para anotar nuevas ideas o incluso algunas melodías solo silbando. Ese tipo de cosas, luego avanzando un poco más con la guitarra, incluso cuando estamos en el backstage antes de los conciertos. Algunas de las ideas que me salieron así ya terminaron siendo canciones, ¿sabes?

Nunca sabes cuándo te llegará la inspiración. Tienes que aprender a capturar esa inspiración. Por suerte, con los avances tecnológicos de estos días, te permiten registrar eso más fácilmente. No puedes no estar inspirado cuando visitas países geniales o conoces a nuevas personas, por lo que nunca puedo dejar de escribir. No sé si alguna de las ideas que aparezcan en este tour pueda terminar en el próximo álbum.

AM: ¿Qué sabes sobre Chile?

RF: Bueno, ya estuvimos ahí para el Epitaph Tour. Ahí tuvimos la suerte de conocer a los fans. Fue una visita muy entretenida. Y ya había pasado antes por el país con una de mis anteriores bandas, cuando fui con Lauren Harris. Es un país al que uno espera ir. Los fans son muy apasionados, especialmente con grupos de heavy metal. Fue una buena experiencia, se puede sentir gran energía desde Chile. Lamentablemente no conozco mucho de la cultura, tenemos tiempo limitado cada vez que llegamos a un país. Me gustaría poder experimentar más de su cultura, es una fantástica parte del mundo. Tenemos muchas ansias de ir.

AM: En este show estarán junto a Motorhead, ¿qué podremos esperar de una presentación con estas dos grandes bandas?

RF: Ya nos hemos presentado antes con Motorhead en Europa, por lo que será espectacular poder hacer lo mismo en Sudamérica y en Chile. Motorhead y Priest son diferentes, pero ambos tienen a maestros en lo que hacen. Encuentro bastante loco el poder hacer esto. No sé qué tal reaccionará la gente de Chile que, como te dije, son muy apasionados por el heavy metal. Si aman a Priest, deben amar a Motorhead. Esperamos que sea una fiesta del metal. ¿Vas a ir?

AM: Eso espero, jajaja.

RF: Genial. Ahí podrás ver que será una locura. Difícil imaginar lo que es Motorhead y Judas Priest en un mismo concierto a menos que lo veas en vivo.

AM: ¿Algún mensaje para esos apasionados fans chilenos?

RF: Claro. A los fans chilenos les quiero decir que esperamos con ganas el poder ir al país para verlos y compartir un buen rato de metal juntos. Es genial el poder volver al país y verlos nuevamente con Priest, esta vez junto a Motorhead. Será genial, será duro, será apasionante. Entonces, espero verlos!

judas2


Like it? Share with your friends!

0
agendamusical

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
X