Depeche Mode en Chile: El espíritu de una fiesta oscura


Depeche Mode
Fecha: 21 de marzo de 2018
Lugar: Estadio Nacional
Productora: DG Medios
Fotógrafo: Kena Luppichini
Periodista: Diego Puebla

Los ingleses llenaron el Estadio Nacional con su mejor presentación en nuestro país

Nueve años pasaron de la última vez de Depeche Mode en Santiago de Chile. Desde aquella vez en Club Hípico, la sensación no fue muy positiva con respecto al show presentado debido a problemas de sonido que opacaron la muestra del trío, que esta vez tuvo una merecida revancha en el principal reducto deportivo utilizado para conciertos del país.

El público dispuesto para el tercer paso de los británicos, que un año antes tuvo la posibilidad de adueñarse de los tickets demostraba rápidamente el interés de los locales por ser partícipe de “Global Spirit Tour”, la gira encargada de traer a la banda a nuestro país promocionando “Spirit” disco del año pasado que con más de 100 espectáculos que se ha posicionado como una de las más largas en la historia de los intérpretes de “Enjoy The Silence”.

La noche comenzó con Matias Aguayo como maestro de ceremonias, que mostrando su veta electrónica mezclada con dance y pop, reflejó en media hora la experiencia asociada con sonidos europeos y un sonido muy bien logrado, como conclusión para el poco tiempo que tuvo de demostración.

La noche que estaba preparada para el regreso de Depeche Mode debutando en el Estadio Nacional, se inició con la oscuridad necesaria para decantar en una pintura de fondo acompañado de “Going Backwards”, single de la última producción discográfica para luego interpretar una lista de clásicos con un setlist preparado para fanáticos y nostálgicos, contando solo tres canciones de lo nuevo donde los músicos entregaron lo mejor de su catálogo a punto de cumplir cuarenta años de trayectoria en los escenarios.

Momentos altísimos con la ejecución de joyas musicales como “Precious”, “Home”, “Useless” o “Strangelove” en formato acústico, son algunas de las situaciones representativas que con 20 temas y dos horas de música, lograron cautivar a un tímido público que de todas maneras gozó ante los estímulos entregados como ejemplo, por el compositor y encargado de las guitarras y segundas voces Martin Gore  que con “Insight” tomó el micrófono principal logrando momentos emotivos en aquella noche, que además cumple la función de ser pieza fundamental en la composición de la agrupación. Como no nombrar la incombustible voz de Dave Gahan que se lució con sus permanentes movimientos, gritos coléricos para cautivar audiencias, bailes y giros sobre su propio eje que provocaban vítores estrambóticos por parte de los presentes como algunas de las muestras de energía para unos que se encargaron de entregar el mejor show en las tres veces que han pasado por nuestro país.

Un registro que contó con una impecable selección y que a eso de las 23:00 horas culminaba con “Personal Jesus”, parte del álbum Violator que es la composición que garantizó el éxito comercial en los noventas. Sin lugar a dudas, fue la excusa ideal para despedir una fiesta que con un elegante negro como color predominante en los asistentes y más la banda, generó una oscura fiesta manteniendo el espíritu intacto de unos que siguen derrochando pulcritud y maestría sonora ante 47 mil personas que contentos concluyeron una noche difícil de olvidar.


Like it? Share with your friends!

-2
agendamusical

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *