Weezer en Chile: Si se la sabe… cante


Weezer

Fecha: 24 de septiembre de 2019
Lugar: Movistar Arena
Productora: Lotus
Fotógrafo: Ramón eMe Gómez   @el.eme
Periodista: Diego Puebla   @Diego.puebla.h

La agrupación noventera por fin pagó su deuda con el público chileno, en un multitudinario karaoke en Movistar Arena.

“Estoy muy feliz de conocernos” dijo Rivers Cuomo en el comienzo de su primer show en nuestro país. Es una frase que quedará marcada en el corazón de los asistentes el 25 de septiembre recién pasado. Con un target entre 25 a 40 y tantos años en el público, marca de inmediato la importancia de la agrupación de pop rock, rock alternativo y power pop dentro de la adolescencia noventera de muchos.

Con más de una decena de millones de discos, Weezer se instauró en aquella época como un recambio a las estridencias en guitarra, para entregar melodías y arreglos poperos con una dosis del garage de sus influencias que van desde Green Day a Kiss, utilizando la columna vertebral de Nirvana.

Con diversos giros melódicos, cambios de alineación y 27 años de trayectoria se presentaron en el recinto del Parque O’Higgins con solo una meta, pagar la deuda con América del Sur y específicamente con sus fanáticos chilenos.

Los cuatro músicos salieron a escena con un fondo negro a sus espaldas y la conocida “W” con dos especies de alas a cada costado, logotipo extraído y parodiando a Van Halen, otras de sus bandas a seguir, pero esta vez desde la apariencia.

Alrededor de 8 mil personas gozaron desde el primer minuto con una gran entrada. “Buddy Holly” y “Beverly Hills”, fueron la carta de presentación inmediata para la hora y veinte minutos del show en total. Sin lugar a dudas, la única mancha en una linda historia en la noche de martes primaveral en Santiago.

Un sonido pulcro, con logrados matices y sin desviarse del camino principal que es entregar canciones, Weezer apeló a la nostalgia y a su último disco para conducir el espectáculo que tuvo de todo en su corto e intenso periplo por Chile.

El frontman más enérgico que nunca, moviéndose de lado a lado para captar a la audiencia junto a su inseparable guitarra, Patrick Wilson, Brian Bell y el encargado del pulso, Scott Shriner, mantuvieron esta hermosa pared sonora en una perfecta entrega desde lo musical.

Cinco covers parte de “Teal Album” se sumaron a épicos momentos. “Holiday” o “Say It Ain’t So” fueron algunos de los cortes que tocaron la fibra a un público ferviente a ratos y obnubilado en otros. La chispa noventera se hizo presente con “Lithium” de Nirvana, justo el día en que Nevermind cumplió 28 años de vida desde su publicación. ¿Coincidencia? Totalmente.

Un espectáculo llamativo, de culto y de gran sincronía fue lo entregado por la banda de Los Ángeles que desde la primera canción, logró mantener un karaoke multitudinario con sus éxitos de toda la vida, más una presencia de cinco covers que hizo cantar incluso hasta el que le tocó ir al concierto por azar. “Si se la sabe cante” decía un popular juego, y es la comparación más cercana a lo que sucedió con Rivers Cuomo y compañía, en una deuda cumplida y que el fanático espera nuevamente con ansias que la distancia entre los chilenos y Weezer, sea cada vez menor.


Like it? Share with your friends!

1

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
X