Claire Delić: “Desde la primera vez que fui a Chile sentí una atracción inevitable”


Nació en Holanda, creció parte de su vida en Estados Unidos, pero canta en español por su crianza en Puerto Rico. Claire Delić es una de las voces femeninas confirmadas en la próxima edición de Lollapalooza Chile, más específicamente en la jornada inicial del 18 de marzo.

Sobre su debut en aquel escenario, lo que planea mostrar para cautivar nuevos públicos, los gustos musicales que forjaron su sonido y varias cosas más fueron las que conversamos en algunos minutos a través de videollamada.

AgendaMusical: ¿Cómo apareció esta oportunidad de ser parte de Lollapalooza?

Delić: Bueno, realmente yo no tengo idea de cómo se dio. Mi manejadora me inscribió y me dice “Claire, no lo vas a creer, pero vas a tocar en Lollapalooza”. Fue todo un acontecimiento, realmente, honestamente, estoy dissociated por completo. Estoy tan nerviosa, pero tan emocionada y con unas ganas que… tuve que desconectarme del hecho, sino me cargo de demasiada emoción.

AM: En los festivales grandes siempre hay diferentes tipos de público, por lo que se prepara un show “especial”, ¿qué piensas mostrar en el tuyo?

D: Definitivamente mis canciones, pero estamos preparando un cover de Los Ángeles Negros que se llama “Volveré”. Eso me tiene muy emocionada, va a ser muy dinámico, muy de sentir y conectar. Será mi primera vez, también. Me toca percibir cómo está la energía en ese momento, para poder también dar un feedback natural, acorde a esa energía que se siente ahí.

AM: ¿Cómo es tu relación con el público durante los conciertos?

D: Trato de concentrarme muchísimo, porque en mi delivery, mi intención detrás de cada canción que estoy cantando, todavía estoy estudiando el body language del público. Es un estudio y lo seguirá siendo. Hasta ahora me han recibido muy bien, la energía es muy bonita, hay gente que está viendo y observando que me pone en un estado de be very aware. De momento estoy cantando alguna cosa, pero estoy pensando “ay Dios mío, qué está pensando esta persona”. Con los shows que he tenido, he ido desconectándome en el sentido de que una persona pueda estar observando así no significa nada malo. Todo artista también tiene sus inseguridades.

AM: Esas personas que miran con escepticismo también son potenciales fanáticos.

D: Exactamente. Ese es el momento donde uno dice que se va a entregar a ese momento, a lo que sea. Uno fluye, hay mucho aprendizaje cuando estás ahí, te enseña a fluir y corresponderle al momento, enteramente.

AM: Naciste en Holanda, viviste en Estados Unidos, pero cantas en español, ¿has pensado en recuperar parte de esa herencia para cantar en holandés o inglés?

D: Realmente me interesa muchísimo el cantar en inglés. A los 19 años grabé un álbum y era completamente en inglés, pero no lo saqué por unos asuntos que me estaban pasando en esos momentos. Siempre fue mi inclinación, siempre fue al inglés, pero luego llego a Puerto Rico y Willy (Rodríguez, su esposo) me convence de cantar en español y fue la mejor decisión, definitivamente. Me encanta escribir y cantar en español. Es otra cosa.

AM: ¿Qué tanta diferencia hay, más allá del estilo, para escribir en otros idiomas? Por un tema de metáforas y otras cosas.

D: Las traducciones no se pueden tomar así, a la ligera. Tiene que ser una adaptación de las cosas, por lo que dijiste. En el cambio, lo que representó un reto fue la asonancia, el sonido. En español tengo más aire que en inglés, eso tiene que ver con las vocales y con toda la palabra en general. Ahí fue donde yo luchaba un poquito, “no, es que en inglés mi voz se escucha así”. 

En cuanto a expresión, siento que en el español uno se puede acercar más. Hay otro tipo de encuentro con las experiencias, para mi.

AM: ¿Qué te ha inspirado en la música, tanto para el inglés o el español?

D: Siempre he tenido la necesidad de cantar. No es algo que planeo ni nada, es algo que sale de mi, como un asunto que es… pero sí, definitivamente, le he cantado a muchas situaciones que he tenido en la vida. Muchas experiencias, como las ausencias, extrañar, perder a personas, estar en situaciones muy dolorosas. Definitivamente al amor, soy muy romántica. Yo celebro al amor de una forma intensa, en las canciones se puede apreciar eso. 

AM: ¿Para ti es más fácil escribir de amor o de cosas tristes?

D: Depende de donde uno esté en ese momento. A mi se me hace más fácil… es que ahora mismo estoy en una etapa bien amorosa. Siempre es una dualidad, es un poquito de aquí y allá. Si en el amor no existe esa desilusión y viceversa… por eso siempre se está escribiendo de los dos.

AM:  En tu canal de YouTube la primera canción que está subida es un cover de los Beatles, “While My Guitar Gently Weeps”, ¿por qué fue esa la elegida?

D: Por el corillo. Es una canción con la que siempre resoné muchísimo. Además de la melancolía, la letra. A veces uno gravita naturalmente a las canciones. Si uno se pone a pensar, sí, hay de dónde agarrarse para decir “por eso la canto”, pero también la melodía me fascina. Nos correspondemos.

AM: Además de los Beatles, ¿en qué otros artistas te inspiras para desarrollar el sonido que tienen tus canciones?

D: Al Green, Aretha Franklin, Lauryn Hill. Ella es una artista que realmente hizo algo en mi. Al Green, también. Mucho bolero, ranchera. Lo mío es eso, el soul, lo del narrador. Es lo que a mi me gusta. También escucho mucho hiphop de los 90, es mucho más melodioso. De todo, soy melómana, escucho de todo. Por destino hay cosas que están acomodadas, así como así.

También he estado escuchando a The Roots, Mos Def, hay un grupo que no sé cómo pronunciar… pero está buenísimo. La canción es “Passin’ Me By”, está el hiphop y el rock, que el rock me encanta. En mi álbum de los 19 había mucho rock, pero soul-food rock, no algo trillado.

AM: Más melodioso, letras profundas…

D: Sí, las guitarras no suenan con brillos ni frecuencias, no me encantan.

AM: En algún momento también trabajaste con Ricardo Arjona…

D: Sí, estuve girando con ellos en la despedida de Circo Soledad, no fue en toda la gira. Pasamos a Antofagasta, estuvimos en Chile… ah, en Santiago (risas). Estuvo increíble. Hice coros, bailé, toqué la guitarra. Estuvo muy bonito. Una experiencia que nunca voy a olvidar.

AM: Desde esa experiencia, ¿qué rescataste para aplicar en tu carrera solista?

D: Esa es una muy buena pregunta, la verdad. Lo que te puedo decir es la naturalidad de las cosas, pero podemos añadir más elementos para estimular más sentidos. Con él entendí, esta gira, que la historia es importante. Cómo contamos la canción sobre la tarima, es importante. Son elementos que realmente tomo en cuenta a la hora de hacer conciertos. 

Como soy yo la que defiende mis canciones, también estoy siendo muy… selectiva, a la hora de hacer mis canciones, que es lo que estaré representando. La gente a veces quiere complacer mucho al público, que está bien a su medida, hay un balance muy importante, pero no se puede ir todo para allá. Al final eres tú quien tiene que sentir todas esas canciones al momento de ir a cantarlas. Y si no la sientes, ¿qué estamos haciendo?

AM: También me imagino que está lo de enfrentar un público grande y de cómo Ricardo Arjona lo maneja.

D: Totalmente. Imagina que el tiempo es un factor muy importante, lleva 25 o más años de carrera. La gente se sabe sus canciones, es otra historia. Ver cómo la gente le cantaba sus canciones, para mi fue impresionante. Es una admiración genuina, para lograr algo así es porque realmente se caminó lo que se debió caminar.

AM: Aparte de esa experiencia, ¿cuál otra ha marcado tu camino en la música?

D: Yo estuve en muchos concursos, en donde me estuve criando. Al comienzo fue en Costa Rica, pero no todo lo musical. En Panamá fue donde empecé a hacer muchos concursos, eso me tocó un montón. Además de ver el efecto de cantar y cómo la gente reacciona a mi voz, eso construyó mi confianza. Más bien la afirmó. Sigue siendo muy especial el conocer a mi profesor Odilio, él fue el que me ayudó a entrar al coro y a encontrar mi voz. Han habido personas muy clave en esta historia. Y de todo, de todo. No solo lo predecible, quizá que fui al río y tuve una conversación con una persona extraña. Esas son las cosas que influencian cómo uno decide ver las cosas y cómo uno decide escribirlas.

Por ejemplo, como tú y yo que estamos hablando, pero también estamos absorbiendo cosas que no pasan por la lógica, sino que por energía, con el espíritu dispuesto. Eso se traduce en algo, eso es la sorpresa, lo inesperado.

AM: Volviendo a lo anterior, ¿de otra canción te gustaría hacer un cover? Y también, ¿con qué artista te gustaría hacer una canción?

D: Te puedo contestar lo pronto. Lo primero era con Vicente Fernández, pero se murió, que en paz descanse. La otra persona es Pablo Alborán. Es ambicioso de mi parte, pero me encantaría colaborar con él en algún momento. Y cover… no te puedo decir que hay muchas, porque ahora no puedo pensar en ninguna (risas).

AM: La primera que se te venga a la mente.

D: (Cantando) “Esta vida loca, loca, loca, con su loca realidad”. Esa canción la escuché hace unos meses, se me ha quedado, me encantaría cantar eso. Bueno, es canción, “Vida loca” de Francisco Céspedes.

AM: Sobre Chile, ¿qué conoces y qué te gusta de aquí?

D: Lo que conozco es estar ahí y conectar bien cabrón con la energía que hay ahí. Yo no te puedo decir qué conozco exactamente. La canción “Amanda” de Víctor Jara me conecta muchísimo, es una canción a la que también me gustaría hacerle un cover, así oficial. Desde la primera vez que fui a Chile sentí una atracción inevitable, gravito ahí, no sé por qué.

AM: Las canciones de Víctor Jara siempre siempre siempre tienen un componente simbólico súper grande, pero sería un bonito gesto.

D: Lo sé, sería hermoso. Lo escucho desde que era pequeña, entonces hay cosas que se van uniendo. Todo tiene un propósito, eso es lo bonito de la vida.

AM: Han existido muchos homenajes así de artistas en Chile. A la rápida recuerdo… ¿te acuerdas del desastre con los mineros en el norte de Chile?

D: Claro, claro.

AM: En ese tiempo vino Rage Against The Machine y sonó la “Canción del minero”, que habla sobre las malas condiciones laborales en ese trabajo que se repiten hasta hoy.

D: Por eso hay que seguir cantándola.

AM: Finalmente, ¿qué mensaje te gustaría mandarle a la gente que te verá en Lollapalooza?

D: A quienes no conozco, vengo con todo, con el corazón en la mano para hacerlos sentir y conectar con mi música, mi simpleza, mi pasión. Estoy segura de que no se van a arrepentir de estar escuchándome. Soy muy tímida en ese sentido, me gusta más demostrarlo que decirlo.

AM: ¿Y para quienes sí te conocen?

D: Por favor, lleguen. Ahí los voy a estar esperándolos, con muchas ansias. Para mi es un tremendo regalo el estar ahí, con todos quienes vayan.


Like it? Share with your friends!

0

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X
X