Paola Castelvecchio de Lotus: «Soñamos con un Lollapalooza que sea 100% sustentable»


mujer de mediana edad sentada y sonriendo

Paola Castelvecchio es la Gerente Cultura y Sostenibilidad de la productora Lotus, institución que lleva a cabo uno de los más ambiciosos proyectos del festival Lollapalooza.

Eso sí, no se limita solamente a los espectáculos gratuitos que han presentado en diversas comunas de Santiago, sino que también de cultura medioambiental y energías renovables. Sobre aquello conversamos con ella en el mismo festival:

Agenda Musical: Dentro de todo lo que hacen también está la inclusión, donde -por ejemplo- presentan el lenguaje de señas. ¿Esperan ampliar eso a la mayor cantidad de shows?

Paola Castelvecchio: Obviamente cada año esperamos crecer. Nosotros pusimos un primer hito, como festival inclusivo, a través de nuestra ruta accesible, para personas con movilidad reducida. En segundo lugar quisimos darle la oportunidad de gozar la música a las personas sordas. Hay shows que se abren a eso y hay más personas sordas que nos reconocen como festival con lengua de señas. Y cada año hay más bandas que acceden a eso, que lo empujan, es súper bueno porque llega el mensaje por los dos lados. Muchas veces se contactan con los intérpretes para que se queden como los oficiales de las bandas, ser una banda inclusiva.

Hoy tuvimos un montón de oportunidades de ver interpretaciones en vivo, también para los niños de Kidzapalooza. Esperamos a futuro empezar a incluir otro tipo de discapacidades para seguir creciendo con este mundo, con este tipo de comunicación y educación con el público.

AM: Lo interesante es que no fue solo en shows en español, también estuvo para Miley Cyrus.

PC: Absolutamente. Nuestros interpretes también son fanáticos de los artistas, se saben las canciones de memoria. Quiero destacar que hacen una labor fantástica, hay mucho estudio detrás de eso, mucho tiempo dedicado a eso. Es una persona que abre la puerta a muchos más que, generalmente, no pueden disfrutar de estos eventos culturales y musicales. Es una fiesta para todos.

AM: Sobre el medioambiente, este año los asistentes a Lollapalooza tuvieron la oportunidad de medir su huella de carbono al asistir al festival, la existencia de Aldea Verde y su energía renovable, ¿han pensado cómo escalar esto? ¿y también han evaluado el uso de fuegos artificiales?

PC: Vamos por la carbononeutralidad hace años. Significa que medimos las emisiones de carbono, sea directo o indirecto. Registramos todos los traslados de los proveedores, producción, artistas, público, de todo lo que se vende. El evento genera un impacto que se mide y nosotros lo neutralizamos a través del financiamiento de proyectos de energía limpia, buscamos la certificación de Huella Chile, que es un sello del gobierno que te asegura que todas tus transmisiones fueron transparentes, lo más específicas y correctas posibles, que llegaste a medir todos tus alcances.
Por primera vez, el público puede declarar su propia huella, con encuestadores, 600 o 700 al día. Es difícil llegara 70.000 en un día.

Las personas tenían la posibilidad de escanear un código QR y decir cómo iban a llegar al venue, para así ver la cantidad de emisión de carbono, agregarte a una base, sumando y sumando para medir cuál fue el impacto. Además, en el espíritu verde, que es el espíritu que tiene el festival, nosotros incentivamos acciones que buscan minimizar el impacto del festival. Tenemos un bicicletero gratuito, incentivamos el uso de transporte compartido, el carsharing con nuestros auspiciadores. Buscamos y educamos sobre cómo llegar al venue a través de transporte público, para hacerle entender a nuestros espectadores que no todo gira en torno al auto, que hay otras con menor impacto. Todo esto vive bajo el alero del espíritu verde.

Nuestro gran hito es la energización del escenario de Aldea Verde con paneles solares. Significa que ya no necesito un generador diesel, ya se está energizando las luces, pantallas y audio con energía solar. Ese es uno de los grandes desafíos que tenemos para el futuro, cuántos escenarios podremos energizar así. Nuestro escenario de Aldea Verde es mediano, no es chico. Soñamos con un Lollapalooza que sea 100% sustentable.

AM: ¿Y sobre los fuegos artificiales?

PC: Le sugerimos a nuestros artistas que tengan un show lo más sustentable posible. Entre estas sugerencias existe el minimizar los fuegos artificiales. Sabemos que tienen un impacto, no solo ambiental, sino también en el entorno que vive acá. Hemos tenido pocos shows con fuegos y los que han tenido han sido pocos. El artista también entiende que hay un compromiso de nosotros como festival y lo aceptan, eso es evolución.

AM: Además de Cerrillos, que es la comuna que alberga el festival, un par de comunas recibieron los shows gratuitos de Lollapalooza. ¿Planean expandirlo, incluso más allá de Santiago?

PC: Justo para descentralizar este concepto de festival, ya en el 2020 teníamos el proyecto en la mano de Lolla es Cultura, una serie de conciertos gratuitos para la comunidad. Acá en Cerrillos tuvimos un show de 31 Minutos donde vinieron más de 5.000 personas, fue totalmente gratuito. Queremos que más gente llegue a la música de forma fácil y entretenida.

Siendo transparente, ya en el 2020 ya íbamos a anunciar doce conciertos gratuitos que se iban a ir a regiones. Teníamos a Puerto Varas, Concepción, Viña del Mar… pero llegó la pandemia y tuvimos que bajar este proyecto. Hasta teníamos tocatas en cárceles, la de mujeres de San Joaquín. Esperamos en el 2023 seguir con este megaproyecto. La gente lo agradece y nosotros podemos transmitir todos los mensajes que tenemos en el festival a un público más grande y en instancias diferentes. El próximo concierto será en el Centro Cultural Lalo Parra, es para la tercera edad. Le queremos hablar a todo público, desde los niños de Lollapalooza hasta la Nona.

AM: ¿Por un tema de agenda será muy complicado llevar un show internacional fuera de Santiago?

PC: La productora tiene la capacidad de hacerlo. De hecho, 31 Minutos fue la semana pasada en el mismo escenario que ahora ocupamos como Perry’s Stage. El proyecto era mucho más grande, pero quisimos un poco más cautelosos. El objetivo principal era sacar adelante el festival, mostrar que el mundo de la cultura puede volver a funcionar en este periodo de pandemia, de manera segura. De mostrar a las autoridades y al público que se puede vivir un festival, así como se puede el deporte masivo.

AM: Este año tuvieron un show junto a la orquesta juvenil de Cerrillos con Roberto Bravo, ¿se repetirá a futuro con otras bandas? ¿se podrán incluir en el festival?

PC: Vamos a tener otras fechas, como con Hoppo! y Yorka. Vamos a trabajar con artistas locales, pero hay una mezcla. No todos los artistas de los conciertos gratuitos están en el festival y viceversa. Es una mezcla, porque queremos dar una propuesta diferente y para todo público.

AM: Finalmente, ¿han pensado en que Lolla es Cultura tome el año entero y no solo en las vísperas del festival?

PC: De a poquito, de a poquito. Los sueños son grandes y el 2020 fueron gigantes. La idea era comenzar con conciertos gratuitos un mes antes y terminar un mes después del festival. Queremos tener esa oportunidad, esa instancia, durante el año. Sacar a la gente de la casa, especialmente en invierno, es difícil, pero si es gratuito, de calidad y es educativo, funciona. Piano, piano.


Like it? Share with your friends!

0

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X
X